Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Actualmente hay un furor por oír algo nuevo del Señor; pero lo que necesitamos oír son las cosas que ya hemos oído desde el principio, pero que no hemos escuchado. 

La razón por la que muchas personas no entienden la dirección de Dios es su ignorancia de la Palabra revelada.

Podemos ser dirigidos mediante la guía de la Biblia. Por eso debemos predicar y enseñar la Palabra con el fervor del Espíritu Santo que mora en nosotros.

El éxito suyo consiste en ser completamente leal a Dios. Si usted es leal, entonces Dios se hace responsable de la fructificación. Ya sea que el resultado sea alegría (como los tres mil convertidos cuando Pedro predico el día de pentecostes) o furia (como la que enfrento Esteban cuando lo apedrearon y martirizaron), uno tiene tanto éxito como el otro a los ojos de Dios. 

Dios tenga misericordia del alma que se atreve a representar a Jesucristo y enseñar  otro evangelio, otra obediencia que no sea el camino de la cruz de Jesucristo.  

Oración: Señor, estoy completamente abierto a tus caminos y a tu voluntad maravillosos. 

Sobre El Autor

Oswald Chambers (24 de julio de 1874 - 15 de noviembre de 1917) fue un evangelista y maestro del Movimiento Bautista y de Santidad Escocés de principios del siglo XX , mejor conocido por el devocional

Artículos Relacionados